2015 Desarrollo de base

Print
Press Enter to show all options, press Tab go to next option

Relatos de sostenibilidad

Bajar PDF

“El universo está compuesto de historias, no de átomos”.

Tal afirmación, de un poema de Muriel Rukeyser, está inscrita en una placa en la acera de la Biblioteca Pública de Nueva York y ha encontrado su espacio en enunciados que van desde sermones hasta conferencias científicas. Ciertamente se aplica a la percepción del universo de la Fundación Interamericana. Por más de cuatro décadas, la IAF ha invertido en las ideas y el intenso trabajo de organizaciones de pobres, y ellos han correspondido con una profusión de testimonios que han validado el desarrollo de base y animado las páginas de esta revista. Sus historias deben ser contadas para que los logros de personas reales que prevalecen ante las adversidades estén registrados como prueba de lo que es posible.

En años recientes, la IAF ha recibido por correo electrónico cápsulas históricas de organizaciones financiadas en la década de 1970 y principios de la década siguiente, de las que habíamos perdido el rastro —comprensiblemente quizás, considerando nuestros más de 5.000 ex donatarios de todo el continente. Entre los extraordinarios mensajes que inspiraron esta edición de Desarrollo de base, está el de Martin Scurrah, y el caso que él relata aquí tiene un trasfondo.

Alrededor de 30 años atrás, esta revista incluyó una pieza de Scurrah y otros sobre un grupo de empresas lácteas comunitarias de los Andes peruanos financiadas por la IAF. El artículo concluía con una “nota de advertencia” sobre el peligro de Sendero Luminoso, de hecho, presagiando la devastación causada por la insurgencia maoísta. Esto parecía ser el fin de la historia. Pero no hace mucho, Scurrah descubrió inadvertidamente una notable reaparición. Si bien la entidad donataria se había marchado y la infraestructura desapareció, la idea quedó enraizada en una comunidad cuyos residentes nunca olvidaron lo bien que les había funcionado. El relato de 2015 de Scurrah y su coautor Custodio Bojórquez habla de agricultores decididos que habían adoptado el exitoso enfoque y enseñado los conceptos y lecciones a sus hijos.

Historias como esta nos dan perspectivas sobre sostenibilidad, una palabra en extrema necesidad de definición. ¿Qué significa exactamente? Yo diría que una connotación sería la continuidad. Los artículos aquí dan color a la noción de desarrollo sostenible al observar justamente qué es lo que sigue cuando las circunstancias cambian. ¿Cómo trabajan unidas las personas para confrontar nuevos desafíos y aprovechar nuevas oportunidades? Una comunidad colombiana prospera a pesar de que su tejido con el que había sobrevivido en tiempos difíciles es menos practicado y de que el museo que apoyaba a los tejedores se ha cerrado. La pesca sobrevive si los pescadores protegen los ecosistemas de modo que el mar brinde beneficios en el futuro. Los agricultores se independizan al recuperar semillas de su patrimonio. Y, como bien lo sabe la IAF, programas gubernamentales imaginativos perduran cuando empleados públicos dedicados creen en la misión, hacen el esfuerzo adicional, piensan sin autolimitarse y ayudan a la gente a aprender.

Algunas veces las historias son descartadas por atípicas, carentes de rigor o susceptibles al sesgo. Ellas simplemente no se “encuadran”. Pero el poder de las historias para ilustrar verdades complejas es indiscutible. Las que aquí se comparten provienen del acervo de la IAF en el terreno y son testimonio del ingenio, la resiliencia y el compromiso encontrados en comunidades de toda América Latina y el Caribe. Esperamos poder relatarles muchas más.

Robert N. Kaplan

Presidente y director ejecutivo
Fundación Interamericana