Blog

Print
Press Enter to show all options, press Tab go to next option

Desafíos en la tecnología para el desarrollo

Amanda Fagerblom*

By Inter-American Foundation on Comment

Una lección importante que se aprendió respecto al uso de la tecnología para el desarrollo de la comunidad fue la importancia de tener un programa global para educar a niños en desventaja por medio de computadoras portátiles. El programa One Laptop per Child (Una computadora para cada niño) parecía una gran solución para proporcionarles a estos niños acceso a la red mundial para fomentar su conocimiento y abrirles oportunidades.

El único problema que los diseñadores no anticiparon fue que en vez de que los estudiantes usaran las computadoras para mejorar sus calificaciones en los exámenes, algunos padres usaban las portátiles como fuente de luz para cocinar en la noche. ¿Qué lección se aprendió aquí? Específicamente se aprendió que se debe hacer un mayor énfasis en entender las necesidades de la comunidad antes de entregar portátiles de $100 a las familias pobres.

La innovación en la tecnología tiene el potencial para generar un poderoso impacto y asegurar la repetibilidad de proyectos de desarrollo. Sin embargo, las iniciativas con componentes de tecnología de la información y comunicación (Information and Communication Technology, ICT), a menudo, no cumplen con los objetivos del programa. En un mundo cada vez más conectado, no realizar estos proyectos de la forma correcta significa que no se crean negocios liderados por mujeres, que el pescado no se vende a precio de mercado lo que resulta en familias hambrientas, y que millones de dólares y de esfuerzo para el desarrollo se desperdician. No obstante, existen proyectos de ICT que valen la pena. El mayor desafío en aplicarlos al desarrollo depende de ciertas acciones que la comunidad de desarrollo internacional debería llevar a cabo para asegurar su éxito.

Lila2
Lila Almendra, Community Manager for the Agroecology Network in RedColaborar listening to users at an all-grantee partner event in Brazil!

Las ICT para el desarrollo usan infraestructuras y servicios para apoyar el desarrollo social, económico y político de comunidades pobres y marginadas. Esto incluye todos los aspectos de la tecnología, desde comunicaciones por voz, tecnología de mensajes de texto y teléfonos inteligentes hasta invertir en la banda ancha y el desarrollo de políticas de regulación. Las organizaciones han priorizado las ICT en su programación para proyectos como aplicaciones para teléfonos inteligentes que sirven para detectar violaciones a los derechos humanos, y mensajes de texto para medir la tasa de vacunación y enviar recordatorios relacionados con la salud. El Banco Mundial ha priorizado el sector ICT, específicamente en el área de acceso en su estrategia 2012-2015, dirigiendo cerca de $875 millones en préstamos de desarrollo para 36 proyectos.

Este aumento en la inversión en las ICT entre diversas organizaciones de ayuda, inició un debate acerca de los desafíos, como el proyecto One Laptop per Child. Aprendimos de proyectos pioneros y analizamos atentamente cómo adaptarlos. Otro ejemplo, la experiencia South Indian Fisherman, buscaba implementar un proyecto de teléfono móvil que conectara a los pescadores con los precios de mercado para aumentar las ganancias. Desafortunadamente, fue difícil evaluar si los teléfonos habían tenido un impacto directo en el sustento de las comunidades pescadoras. Por ejemplo, muchos de los pescadores prefieren la radiodifusión para comunicarse porque la cobertura móvil no era suficiente.

Estas herramientas innovadoras, que por lo visto pudieron haber sido respuestas sólidas a los desafíos de desarrollo, no se adoptaron ampliamente porque los implementadores no analizaron el ambiente social y cultural y las necesidades del usuario en la comunidad, con el usuario. Afortunadamente, parece que el desarrollo de tecnologías con el usuario o en función de los intereses del usuario (UX en términos tecnológicos), está ahora dado por hecho para el desarrollo de la comunidad para la ICT.

En mi trabajo en la Fundación Interamericana (Inter-American Foundation, IAF) para desarrollar la plataforma en línea RedColaborar, para aprender y colaborar entre nuestros socios donatarios, me he basado en el enfoque UX. Me acerco a la comunidad de desarrollo cuando me encuentro con desafíos técnicos y he descubierto que estos espacios son un aporte invaluable para mi trabajo. Recientemente, participé en una mesa redonda que organizó TechSalon para discutir la forma de involucrar a las partes interesadas en el proceso de diseño de ICT. En junio, más de 300 expertos en agricultura y tecnología se reunieron para compartir las intervenciones más innovadoras en proyectos de agricultura minifundista de ICT en la Conferencia ICTforAG (la ICT aplicada en la agricultura). Mostraron trabajos emocionantes como dinero móvil, drones y detección espectral, la diferencia de géneros en la tecnología y la cadena de bloques (blockchain) - un incorruptible libro de contabilidad digital de transacciones económicas. 

Henry1
Henrry Valencia, Community Manager for the Peace initiative network in RedColaborar, gets user feedback at an event in Colombia.

Aunque identificamos correctamente la metodología en función de los intereses de los usuarios, parece que los proyectos de ICT continúan fallando. ¿Por qué las comunidades de desarrollo no pueden implementar el enfoque UX? Las organizaciones donantes no se diseñaron de esa forma y a muchas les falta experiencia en desarrollo de comunidades. Las inmensas estructuras, los procesos burocráticos y el tiempo requerido para implementar el proyecto obstaculizan los proyectos de ICT exitosos y ágiles. Existen medidas que podemos tomar, tales como una reforma del régimen de adquisiciones, seguridad simplificada y herramientas privadas de protocolo como GSA’s LTO, y llevar a cabo una investigación del usuario con anticipación antes del proyecto. El factor más importante, sin embargo, depende de una relación y una confianza bien establecida entre la comunidad y el donante.

La IAF se encuentra en condiciones de realizar estos proyectos ya que la esencia de nuestro trabajo se basa en los intereses del usuario, además de ser adaptable y ágil. El enfoque de la IAF de más de 40 años ha generado vínculos sólidos con miles de grupos resilientes en Latinoamérica y el Caribe. Ellos son los innovadores, los que inician los negocios, los expertos en sus enfoques para desarrollar los desafíos. El acceso a esta red ha sido un activo para nuestro proyecto. Probamos nuestro prototipo con grupos beneficiarios de la IAF, abordando temas como agroecología, juventud y el proceso de paz en Colombia, culminando con más de 600 colaboradores en nuestro sitio de pruebas. Proporcionan comentarios honestos y son abiertos acerca de sus desafíos diarios. Seleccionamos a los gestores de comunidades de estas organizaciones para entrevistar a los usuarios, probar la utilidad y ayudar a desarrollar una plataforma más terminada. La gestora de comunidades, Lila Almendra, de Brasil, asistió a un evento de agroecología en marzo para probar el prototipo y facilitar una discusión en grupos grandes acerca de usar la plataforma como un recurso para compartir experiencias. La estrategia de administración comunitaria ha ayudado a nuestro equipo a enfocarse aún más en las necesidades de los usuarios.

La ICT para el desarrollo no es igual para todos, y esto es específicamente desafiante para una organización como la IAF. Nuestro grupo usuario es diverso en accesibilidad al Internet, preferencia de equipos, objetivos de desarrollo, idioma, panorama regulador, necesidades de privacidad y niveles de alfabetización digital. Comprenden algunos de los usuarios de ICT menos tradicionales y más difíciles de contactar en la región. El poder de la red de la IAF y de la confianza entre donante-donatario ha sido el factor determinante en el éxito de la plataforma, pero para otros desafíos busco orientación bien informada de especialistas en ONG, academia, gobierno de EE.UU., negocios y otros expertos.

La comunidad de desarrollo debe sincerarse sobre su enfoque UX en proyectos de ICT. Seleccionar los cuadros en la lista de principios de desarrollo digital no lo solucionará, a menos que lo hagamos con los beneficiarios del proyecto. Las instituciones grandes que cuentan con experiencia técnica pero que no tienen vínculos deficientes con los usuarios finales, deben asociarse con aquellas que sí los tengan y que se podrían beneficiar de su experiencia técnica. Debemos investigar las estructuras de cofinanciamiento que proporcionen una respuesta más ágil. Si somos transparentes acerca de nuestras debilidades y agrupamos nuestras fortalezas, tendremos más resultados exitosos en los proyectos de ICT. 

 

________________

 

 

Henry Valencia, gestor de comunidades para la red de Iniciativa de Paz en RedColaborar, obtiene los comentarios de los usuarios en un evento de un socio de la IAF sobre resiliencia en Colombia. 

Return to full list >>
comments powered by Disqus