Que Se Necesita Para Ser un Verificador

Print
Press Enter to show all options, press Tab go to next option

La Fundación Interamericana colecta datos sobre sus proyectos directamente de sus aliados y socios en cada país.

Un grupo conformado por 16 profesionales de los países donde la IAF realiza donaciones, trabaja junto a funcionarios de la IAF para facilitar la verificación de datos.  La cual es una comparación sistemática de cambios actuales contra los objetivos y las metas propuestas. Esto ayuda a que los donatarios y la IAF examinen mutuamente los resultados de su trabajo

Los verificadores proveen una orientación para los nuevos donatarios donde se escogen los indicadores apropiados, repasan métodos para colectar datos y escogen preguntas para el aprendizaje y determinan la línea base para los proyectos.

    

Cada seis meses, los donatarios de la IAF reportan sobre los indicadores seleccionados de entre los 41 que conforman el Marco de Desarrollo de Base (MDB) Los verificadores realizan visitas para confirmar los datos de cada informe. Para confirmar el avance de un proyecto, el verificador revisa múltiples factores a nivel del beneficiario, la organización donataria, las organizaciones cooperantes y la relevancia para la comunidad o la sociedad

 

Los verificadores viven en los países donde desempeñan su labor y deben entender la cultura y los contextos regionales de donde trabajan.

Los profesionales contratados por IAF cuentan con trayectorias de trabajo con organizaciones de base y comunidades. Por ejemplo, Eduardo Baptista, quien posee un doctorado en conformación de organizaciones, y en sociología para el desarrollo; un profesor e investigador que ha trabajado por 30 años en el campo del monitoreo y evaluación de proyectos. Su experiencia se extiende a 30 países en Latinoamérica, el Caribe y África.


 

Martha Romero de México, es una socióloga especializada en desarrollo rural, quien tiene amplia trayectoria profesional como consultora en asuntos del desarrollo comunitario. Se especializa en organizaciones indígenas, empresas sociales, género y desarrollo sostenible.


 

Su experiencia les ayuda a comprender dinámicas de proyectos que incluyen el desarrollo de microempresas, agricultura, capacitaciones, conservación ambiental entre otras.

 

Los proyectos también pueden atender las necesidades de varios grupos marginados tales como las mujeres, los pueblos indígenas, los afrodescendientes, personas con discapacidad y jóvenes.


 

El colombiano Manuel Guillermo González y la verificadora argentina Adriana Rofman nos indican que su trabajo no es solo verificar el estado de los proyectos. Ellos tienen que escuchar, ayudar a identificar oportunidades y aprender sobre las diferentes experiencias. Los verificadores siempre tratan a los donatarios y a los beneficiarios con dignidad, construyendo relaciones amigables y aprendiendo sobre los retos que estos enfrentan.

 

 

A menudo, estos dedicados profesionales tienen que viajar por caminos difíciles y llegar a lugares remotos para visitar los proyectos de la IAF. Como indica Teresa Gutiérrez de Guatemala, “para hacer la verificación, se necesita caminar de lado a lado con los beneficiarios, sin importar las circunstancias del terreno o las inclemencias del tiempo.”


 

Al final de los proyectos, los donatarios y el verificador preparan una historia del proyecto y algunos son seleccionados para ser evaluados más a fondo.

La IAF, los donatarios, así como otros interesados aprenden sobre el desarrollo de base de estos estudios.

 

Pero no todo es trabajo. Después de un intenso día, el descanso es necesario.