Mensaje del Presidente de la IAF

Print

KaplanRobert Kaplan

Asumió la Presidencia de la IAF como jefe ejecutivo en noviembre del 2010.

De 1994 al 2010, Kaplan trabajó en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), donde desempeñaba el puesto de jefe asesor del vice-presidente ejecutivo de 2007 a 2010. Antes de asumir ese puesto, el Sr. Kaplan se desempeñó como jefe de la división de Recursos Naturales y el Medio Ambiente para Mexico, Centroamérica, la República Dominicana y Haití, donde fue el responsable por los programas del BID relacionados a la agricultura, desarrollo rural, agua potable y saneamiento, medio ambiente, gestión de riesgos de desastres naturales y el desarrollo municipal.

Antes del BID, Kaplan trabajó en el Banco Mundial en los sectores de educación y el medio ambiente. Fue el primer jefe del programa piloto para la conservación de la selva Amazonica Brazileña, un programa de donaciones de más de $250 millones.

Kaplan fue voluntario del Cuerpo de Paz en Paraguay. El recibió una licenciatura de la University of North Carolina at Chapel Hill y una maestría en Análisis de Politicas Públicas de la Princeton University. Además de Inglés, habla Español, Portugués y Guaraní. Tiene dos hijos con su esposa Lorrie y es aficionado del ciclismo.

Mensaje

En el año fiscal 2016, la Fundación Interamericana (IAF) le otorgó $14,4 millones a 96 organizaciones no gubernamentales y de base en 17 países. En su lugar, ellos asignaron o movilizaron otros $22,8 millones para sus iniciativas. Nuestra cartera de 282 proyectos activos representa una inversión de $72,6 millones por la IAF y $98,7 millones de nuestros socios beneficiarios. Estos números revelan claramente la forma en que trabaja la IAF. Nuestro propósito, plasmado en la legislación constituyente de 1969, incluye un llamado a apoyar la "participación cada vez mayor de la gente en el proceso de desarrollo". Por ende, ponemos a las organizaciones comunitarias en el centro de nuestro trabajo y buscamos las formas más efectivas de ayudarlas a llevar a cabo sus proyectos de desarrollo. El hecho de que la IAF es a menudo un inversor minoritario en estos proyectos subraya la responsabilidad y apropiación local.

La IAF ha tenido el privilegio de colaborar con miles de grupos de base en Latinoamérica y el Caribe por más de 45 años. Estamos constantemente buscando formas de complementar, extender y expandir sus éxitos. ¿De qué manera las organizaciones comunitarias pueden apalancar y aprovechar la gran cantidad de energía social positiva generada por esta extensa red? Esta búsqueda se ha convertido en un tema central del trabajo de la IAF a medida que aumentamos nuestros esfuerzos para unir a las organizaciones de base con el fin de aprender unos de los otros y unir esfuerzos. Hemos visto reiteradamente como el compromiso entre pares multiplica el impacto de las inversiones locales y fortalece el tejido social de sus barrios, localidades, pueblos y ciudades. Como presidente de la IAF, yo (Bob) participé a lo largo del año pasado en tres reuniones de nuestros socios beneficiarios en Bolivia, Brasil y Nicaragua. En los tres lugares, la energía y la emoción eran palpables a medida que las personas compartían sus experiencias e ideas con sus pares que trabajaban en diversos contextos. En 2016, llevamos nuestra búsqueda al próximo nivel al pedirles a nuestros socios que nos ayuden a diseñar una plataforma de aprendizaje y participación que hará que sea más fácil mantenerse conectado luego de que todos hayan regresado a sus hogares. Este portal también permitirá que otros se unan a las conversaciones y compartan sus conocimientos y experiencias sin importar las fronteras geográficas. Este será un esfuerzo de varios años y nos entusiasma su potencial de llevar conocimientos prácticos y recursos adicionales al alcance de las organizaciones locales.

Vimos una clara manifestación del valor de esta red de comunidades de base en marzo cuando tres miembros de la junta viajaron a Ecuador y fueron recibidos por nuestros socios locales en sus comunidades. Conocimos a hombres, mujeres y jóvenes excepcionales de todo el país con mucho talento, compromiso y pasión por dejar su huella, crear una diferencia.

Compartieron su visión y nos mostraron lo que estaban haciendo para hacer realidad sus sueños. Lamentablemente, a tan solo unas semanas de nuestra visita, un devastador terremoto sacudió al Ecuador. Esta tragedia nos recordó la fragilidad de nuestros esfuerzos colectivos y la necesidad de apoyar a nuestros amigos a medida que construyen sus hogares, negocios y lugares de reunión local.

El crimen y la violencia son una de las principales preocupaciones en muchos países de la región y las amplias redes locales de la IAF contienen una gran cantidad de experiencia práctica en la construcción de paz y prosperidad desde las bases. En ningún lugar esto es más importante que en Centroamérica, donde el tejido social sumamente desgastado ha tenido consecuencias muy desastrosas. Las comunidades fuertes son esenciales para brindar una base duradera para la prosperidad, la buena gobernanza y la seguridad. La IAF ha aumentado las actividades en esta región problemática como parte de la estrategia de los Estados Unidos de apoyar la Alianza para la Prosperidad de Centroamérica y estamos comprometidos a expandir nuestros esfuerzos en los próximos años.

Finalmente, nos complace darles la bienvenida a dos nuevos miembros de la junta nombrados este año por el presidente Obama. El Vicepresidente Juan Carlos Iturregui y Luis Viada aportan muchos años de experiencia profesional y personal en la región, y esperamos con ansias su participación en el trabajo de la fundación. Abandonaron la rotación de la junta en 2016 John Salazar, como presidente de la junta del 2009 al 2014 y el Embajador Thomas Dodd, que había sido vicepresidente desde el 2009. En nombre de toda la junta y del personal de la fundación, les agradecemos por su sabio liderazgo y las diversas formas en que ayudaron a hacer que la misión de la IAF avance durante casi una década.

Robert Kaplan
Noviembre 2016