Personas con discapacidad

Print
Press Enter to show all options, press Tab go to next option

photo from campaign to encourage paraguayans with disabilities to vote

La vulnerabilidad vincula a la pobreza y la discapacidad en una relación causal. Los pobres tienen mayores probabilidades de ser discapacitados. Están expuestos a las enfermedades, la malnutrición y la violencia, y generalmente no pueden defenderse de ellas; en algunos casos realizan tareas peligrosas que los demás se rehúsan a efectuar; y viven en condiciones antihigiénicas e insalubres. Los discapacitados son pobres porque comúnmente se les niega empleo y acceso a los servicios sociales, la enseñanza y la vida comunitaria.

Durante los últimos años, la IAF aumentó la divulgación y el número de donaciones apoyadas en esta área. Entre los donatarios se encuentran grupos enfocados en prevención de discapacidad, educación, rehabilitación basada en la comunidad y en la creación de puestos de trabajos y empresas. Las IAF también ha apoyado la participación de activistas con discapacidad para que participarán en las negociaciones del Comité Ad Hoc de las ONU para la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. La asamblea de la ONU adoptó la Convención el 13 de diciembre del 2006, misma que hoy en día ha sido ratificada por la gran mayoría de los países de la región. 

Proyectos recientes:

El programa Taxi Solidario, administrado por Gestión Ecuador ofrece servicios de capacitación que llegan a aproximadamente 10,000 personas con discapacidad. Ellos ofrecen capacitación a taxistas, 2.000 oficiales de transito y representantes de al menos 100 agencias de servicios sociales en Quito. El enfoque del programa es la concientización sobre los problemas de los discapacitados y en como elevar la calidad de vida y situación económica de los Ecuatorianos con discapacidad. Para participar en el programa, los conductores de taxi tienen que adaptarse a las necesidades de estos clientes y deben ofrecer los descuentos apropiados. Ellos transportan a personas discapacitadas para que atiendan a sus citas médicas, terapia física, les llevan a hacer sus mandados y a las urnas de votación durante las elecciones. Con el apoyo de la IAF, Gestión Ecuador expandió su programa a Guayaquil, Cuenca y Tulcán.

Fundación Red de Sobrevivientes y Personas con Discapacidad trabaja con salvadoreños con discapacidad de ocho departamentos para desarrollar las asociaciones de base y para incrementar los recursos que reciben por medio de fondos y asistencia técnica para sus pequeños negocios e iniciativas en agricultura.

Fundación Saraki ha ayudado a siete comunidades paraguayas a organizar juntas directivas que representan personas con discapacidad. Se han concentrado a dar visibilidad a las necesidades de ellos y a trabajar con otras entidades o sociedades civiles, gobierno y del sector privado para dar a conocer los derechos de las personas discapacitadas. Saraki se asegura por medio de la coordinación de los comités que el gobierno central cumpla con las leyes existentes y que provea acceso a instalaciones o edificios, servicios de educación y salud para paraguayos con discapacidad.

En parcelas donadas por las municipalidades de Tambo y Chuschi en Ayacucho, Perú, Desarrollo Integral de la Mujer en la Sociedad Andina del Perú (DEIMUS) construyó dos pequeños centros para capacitar a peruanos con discapacidades físicas en todo lo relacionado a criar y vender cuyes (pequeños roedores). Los participantes también pueden solicitar préstamos individuales o grupales para comprar los insumos y los cuyes para iniciar sus propios negocios.

Lectura(s) adicional(es):

Desafiando suposiciones: discapacidad psiquiátrica y desarrollo de base

Entre las personas con alguna discapacidad, aquellas con afecciones psiquiátricas son quizás las menos comprendidas. Muchas sufren en silencio, temerosas del ostracismo, la confinación, la aislación y la dependencia que trae la etiqueta de enfermo mental. Por años, el propio tratamiento ha sido objeto de controversia y escándalo. El activismo social de la década de 1960 incluyó el surgimiento de un movimiento anti-psiquiátrico que denunciaba las condiciones de hospicios, internaciones involuntarias y métodos coercitivos, y en su manifestación más extrema, cuestionaba la validez misma de la psiquiatría y sus diagnósticos.

La IAF ha interpretado que su misión abarca la inclusión del discapacitado en el proceso de desarrollo, y en 1972, al año de lanzar su programa de donaciones, otorgó la primera de tales, financiando una conferencia sobre derechos de las personas con discapacidad. Desde entonces, sus donaciones han apoyado esfuerzos en toda América Latina y en el Caribe para rehabilitar a personas con discapacidades físicas, sensoriales y cognitivas; capacitarlas, alentarlas en sus emprendimientos y educar al público respecto a las destrezas y desafíos de éstas. Pero los ejemplos de donaciones para gente con discapacidades psiquiátricas o psicosociales son mucho más escasos. Unos años atrás, revisando cuatro décadas de archivos, encontré uno que documentaba el trabajo de la Fundación Granja Taller de Asistencia Colombiana (FUNGRATA), donatario de 1987 que proporcionaba una alternativa a los hospitales psiquiátricos para colombianos indigentes con esquizofrenia; lo aparté, y quedó en mi repisa por algunos años a la espera de mayor indagación. Leer más...