Afrodescendientes

Print
Press Enter to show all options, press Tab go to next option
picture of a little girl

La Región Latinoamericana ha sido generalmente conceptualizada en términos de sus raíces española e indígena, una visión que encubre la significante herencia africana. Estadísticamente,   los 150 millones de personas de ascendencia africana en Latinoamérica y el Caribe representan un tercio de la población de la región y a su vez, el 50 por ciento de sus pobres. Para muchos afrodescendientes, el ciclo de pobreza abrumadora se amplifica por el aislamiento, la exclusión y la discriminación.

Los afrodescendientes siempre han estado bien representados entre los beneficiarios de los proyectos de la IAF y algunas poblaciones beneficiarias son exclusivamente formadas por afrodescendientes. Más recientemente, a medida que los afrodescendientes se han organizado en torno a su identidad en mayores números, la IAF ha logrado una posición de liderazgo entre los donantes, apoyando los esfuerzos de grupos incipientes y organizaciones mas establecidas. Adicionalmente, la IAF ha apoyado conferencias, actividades educativas y oportunidades para que una variedad de socios afrodescendientes y sus organizaciones establezcan redes de contactos.

Proyectos recientes:

Muchos afroecuatorianos viven en las provincias de Esmeraldas y Carchi, donde Fundación para el Desarrollo de Alternativas Comunitarias de Conservación del Trópico (ALTROPICO) esta trabajando con 10 pequeñas empresas administradas por sus comunidades con el fin de aumentar ingresos y para reducir la dependencia en prestamistas usureros al mejorar el acceso al crédito comunal. Desde que recibió el primer desembolso, ALTROPICO ha capacitado a más de 900 afro-ecuatorianos, representando más de 40 bancos comunales en manejo financiero, prácticas contables y la importancia del crédito y el ahorro. Los bancos han incrementado la membresía a más de 1,300 personas y su capital a más de $175.000. La mayoría de los préstamos son invertidos en insumos agrícolas como semillas y fertilizantes.

La Federación Nacional de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo de las Comunidades Afrocolombianas (FEDEAFRO) recibió una donación de la IAF para realizar una investigación utilizando el censo nacional para evaluar la necesidad de locación de fondos públicos para servicios sociales en algunas comunidades afro-colombianas e indígenas de Cali y Buenaventura. Estudiantes indígenas y afrocolombianos se capacitan como asistentes de investigación. FEDEAFRO también recibió una donación suplementaria para producir un libro y video basado en la investigación.

Fonkoze colabora con miembros de la organización de inmigrantes Haitian Home Town Associations Resource Group (HHTARG) de Boston, Nueva York y Miami para proporcionar subdonaciones piloto a grupos de base y empresas pequeñas y medianas de Haití. Basados en la buena experiencia, Fonkoze y HHTARG prevén diseñar un fondo comunitario de inversiones que canalice recursos de la diáspora hacia el desarrollo de base en Haití

Sustainable Harvest International–Belize trabaja con 250 agricultores de ascendencia indígena, garífuna y criolla en la aplicación de métodos de manejo agrícolas compatibles con el uso responsable del medio ambiente y los asiste en la comercialización de sus productos.

La Fundación Proyecto Paria (FPP) ayuda a agricultores, en su mayoría afro-venezolanos, capacitándoles en el cultivo de cacao orgánico con el fin de obtener certificación de sus productos y a su vez les apoya para que formen y operen una asociación capaz de exportar su cacao de manera directa. Los agricultores han reportado que el precio de su producto aumentó de $4,65 a $6,50 por kilo.

Lectura(s) Adicional (es):

Las lecciones de los mayores

Entre los miles de artefactos creados en la experiencia africana en toda América que se podrán ver en el Museo Nacional de la Historia y la Cultura Afroamericana, que abrirá sus puertas al público en la explanada central de la ciudad de Washington en 2015, estará un pequeño taburete tallado en una clara madera noble tropical con grabados en los que el motivo es una telaraña. La forma del taburete fue concebida para que cupiera en la estrecha piragua que transportaba a Deborah Azareno por los ríos de la provincia ecuatoriana de Esmeraldas hace más de 60 años. Tras acercar la canoa a las lodosas costas que quedan cerca de donde el río Santiago se vuelca en el océano Pacífico, la mujer cargaba el taburete hasta su casa y se sentaba en él mientras le contaba historias a su nieto. En el año 2005, mucho antes de que se empezara a construir el edificio del museo en Washington, su taburete se convirtió en la primera adquisición oficial. Esta es la historia de cómo sucedió Leer más...