Blog

Print
Press Enter to show all options, press Tab go to next option
Una historia de peces fuera de lo común

Una historia de peces fuera de lo común

Por Bryon Wells

By Inter-American Foundation on Comment

Photo del pez by Jeff Kubina 

Tal como dicen las historias de pesca, todos hemos oído hablar de aquel que se escapó. También existe el proverbio acerca de darle un pescado al hombre o enseñarlo a pescar. Conocen el cliché. Hay una línea muy fina entre si el pobre pescador comerá un día o toda su vida. 

No se preocupe. Este artículo no se trata de ninguno de los dos. Más bien, se trata de aquel que casi se escapa, y sobre los esfuerzos fundamentales que se están haciendo algunas organizaciones de base en Brasil para prevenir la pérdida de un medio de vida junto con las especies.

IAF Blog Fish Tale - Animated 02
El camino rápido no siempre es más fácil:
un viaje de tres horas en un camino de tierra en Couto de Magalhães en el estado de Tocantins.

El pirarucú (Arapaima gigas), nativo de las cuencas del Amazonas y el Esequibo de Suramérica,es apetecido debido a su sabrosa carne blanca; y hablando de alimentarse por mucho tiempo, es un pez de buen tamaño que puede rendir 110 kilos (cerca de 242 libras) de carne. Debido a que capturarlo es un premio, el pirarucú es una especie que sufre de la sobrepesca.

En Brasil, un socio donatario de la Fundación Interamericana (IAF), está usando una manera desafiante, pero única, de tratar y manejar los recursos pesqueros de pirarucú y asegurar no solo que la especie sobreviva, sino que continúe siendo una fuente de alimento e ingreso para las comunidades que dependen del mismo.

La Cooperativa de Trabalho, Prestação de Serviços, Assistência Técnica e Extensão Rural (COOPTER) apoya a las comunidades en Araguacema y Couto de Magalhães en el estado de Tocantins, para establecer acuerdos y asociaciones de cooperación con el objetivo de administrar la pesca en los lagos que se encuentran junto al Río Araguaia.

Los acuerdos de pesca y los planes de administración son todavía una novedad en Brasil, aunque la legislación prevé estas medidas. Los mismos unen a los pescadores, dueños de propiedades y gobiernos municipales, estatales y federales para incentivar una pesca más sostenible en la región. En un reciente viajé a Brasil, visité a la COOPTER y aunque no encontré a esta gran criatura, el pirarucú, aprendí mucho acerca de los esfuerzos fundamentales para salvarla.

IAF Blog Fish Tale - Animated 05
Miembros de la comunidad reparan las redes en Couto de Magalhães  en el estado de Tocantins.

Existen varios nombres para el pirarucú. En Perú lo conocen como paiche. El nombre científico Arapaima proviene de una compresión errónea de warapimo, de la comunidad indígena Macuxi del Roraima, al noreste de Brasil en la frontera con Venezuela. En su idioma, warak significa “pez” y paimo significa “muy grande”. En Tocantins, en la lengua indígena de los Krahô (timbira), quienes todavía pueblan las áreas al Sur de Araguacema y Couto, existe la palabra pirarucú. En su lengua, pira significa pez y urucu es rojo, ya que por lo general tienen rayas rojas.

No importa cómo lo llamen, el pirarucú es en realidad un tema de leyendas. Puede crecer cerca de 2,75 metros (casi 9 pies) de longitud y es considerado un fósil viviente, ya que no ha cambiado mucho comparado con sus ancestros de la época del Mioceno, hace cinco millones de años. El Arapaima también ha sido presentado en el programa de televisión “Monstruos de Río” (River Monsters) de Animal Planet, en el que muestran al presentador Jeremy Wade, un biólogo y “pescador de caña extremo”, luchando con uno de los “Asesinos del Amazonas” que se enganchó en su anzuelo. 

El pescador Alonso Pereira Martins, miembro de Acordos de Pesca Araguacema e Couto de Magalhães, dijo que el pez se convertirá en una leyenda más si no se hace algo para salvarlo. 

“Solía haber un montón de pirarucúes cuando yo era más joven, pero parece que se han extinguido”, dijo Martins. “Se ha convertido en un suerte de fábula. Pero estamos tratando de rescatarlo. Nosotros, los propios pescadores, somos nuestro peor enemigo. Pescamos en exceso. En las colonias cercanas hay miles de pescadores. Todos pescábamos, pescábamos y pescábamos sin preocuparnos por las consecuencias”.

IAF Blog Fish Tale - Animated 10
Un pescador practica el uso de la red en Couto de Magalhães.

No ayuda que sea un pez fácil de capturar; principalmente debido a la peculiaridad de que el pirarucú respira aire a través de un “pulmón” primitivo que puede absorber oxígeno del aire y del agua. Él sale a la superficie frecuentemente y puede ser localizado cuando toma grandes bocanadas de aire antes de desaparecer de nuevo en las profundidades. 

De cierto modo, esto también puede ayudar al pez. COOPTER está capacitando a sus miembros para identificar los intervalos de respiración del pez con el fin de poder tabular cuántos hay en una determinada área. Esto le da una idea al pescador del tamaño de la población, lo que es especialmente importante durante la temporada de desove, cuando el gobierno declara una prohibición anual de pesca. Los miembros de la cooperativa de pesca usan el conocimientos del tamaño de la población para hacer un mapa de los lugares donde se encuentran los peces a fin de hacerles seguimiento y protegerlos e incluso sugerir si algunos pueden dispersarse para cultivarlos en donde han sido eliminados.

Aunque estaba ansioso por ver una de estas criaturas en su hábitat natural, no fue posible, ya que mi visita coincidió con la época de lluvias; la temporada de desove por excelencia del pirarucú. Además, es cuando se muda del río hacia posos o lagos de reproducción instintiva creados por las mareas altas, donde una hembra puede depositar alrededor de 180.000 huevos. En lugar de decepcionarme, admiré la lealtad inalterable de la asociación por honrar sus acuerdos y no perturbar al pirarucú en ese momento clave. Al dar tiempo al pez de recuperarse, la asociación puede manejar mejor la población de peces y asegurar su sustento y tradiciones.

IAF Blog Fish Tale - Animated 09
Un viaje corto en lancha para visitar las áreas de pesca a lo largo  del río Araguaia .

Cuando visité uno de los lugares de pesca en Araguacema, los pescadores me explicaron cómo construían plataformas flotantes, donde hacen turnos para supervisar las aguas e informar sobre pescadores ilegales. Fortalecer los lazos con las autoridades a través de los años les ha traído más consecuencias a los infractores. Por ejemplo, recientemente, atraparon a un hombre y le confiscaron su bote y su equipo.

En otra comunidad, Porto Franco, un distrito de Couto de Magalhaes, un grupo de 40 pescadores explicó lo poco que han visto al pirarucú en los últimos dos años. Su pesca ha sido tan excesiva que el pez ya casi no existe en el área. Los miembros de COOPTER discutieron la posibilidad de traer algunos peces de los lagos en Araguacema para repoblar las aguas de Couto, pero solo después de que se establezcan en el lugar bases  de vigilancia.

Regresando al viejo proverbio, pareciera, de alguna manera condescendiente, sugerir que los forasteros puedan enseñar a los locales a hacer algo mejor, como pescar. En este caso, esta asociación demuestra que el conocimiento y la experiencia local son la clave para lograr una verdadera sostenibilidad..

El establecimiento de acuerdos de pesca, y su reconocimiento por parte del gobierno estatal como acuerdos legítimos entre los agricultores, pescadores, las municipalidades, agencias ambientales y otras autoridades, es una gran proeza. Combinado con los esfuerzos de vigilancia, el pirarucú de seguro volverá, y no solo se salvará una especie, sino también una forma de vida. Son precisamente estos tipos de esfuerzos desde la base  los que la IAF apoya de manera más adecuada. 

Return to full list >>
comments powered by Disqus